Conóceme.

Bueno, esta sección la hice para que conocierais más a ésta autora(si es que me puedo llamar así). Os advierto, estas dos líneas se convertirán en un párrafo, así que a los que lo de leer no les vaya que se retiren ahoraJ
Empezando por mi nombre: Carla Spinella Campos. Sí, tengo orígenes italianos. Lo digo por que la gente me suele preguntar por mi apellido. De todos modos no es nada del otro mundo: suelo ir dos veces al año allí para ver a mi familia.
Bueno... qué más.. Sobre mi carácter: Suelo ser realista, aunque eso implique pasarlo mal en ocasiones. Pero al menos me consuela el orgullo de decir:
- Te lo había dicho.
También suelo ser de las personas que dicen lo que piensan, por eso, a veces, puedo ser odiada. Pero eso ocurre si no me conoces muy bien. Tengo la manía de ser bipolar. Sí, a veces puedo venir llorándote y llena de mocos, como también puedo saltarte encima como un mono. Soy como una caja de sorpresas, O mejor: La caja de Pandora.

Por lo que se refiero a mi físico, del motón supongo. Castaña de ojos claros.
Lo que más odio es que alguien moje en el ketchup mientras que yo todavía no he acabado de poner la bolsita entera. Ah! Y por supuesto: Los libros en tercera persona :S
Lo que más me gusta... Bueno no hay algo en concreto. Escribir por supuesto, Cantar, Bailar, La fotografía y me encantaría aprender a tocar la guitarraJ
Y ya, no os saturo más. Mi último apartado es para escribiros algo sobre lo que yo misma publico aquí:
Esto es algo que me gusta hacer. A veces me preguntan que como puedo estar tantas horas en frente del ordenador, con una taza de cola-cao, escribiendo tanto. Yo misma pienso que perderé la vista un día. Pero hasta entonces, espero seguir leyendo y escribiendo tan a menudo. Lo que pretendo con esto es que me sigáis si os gusta la historia y si es así, Entonces formareis parte de mi historia. Porque es de eso de lo que se compone mi ilusión. De hacer pensar a la gente con lo que escribo. De Embellecer un mundo algo soso. De enriquecer el lenguaje que ahora uso. De entretenerte.
Ya se sabe, ¿no?
“la vida no se cuenta por cada respiro, si no por cada vez que te quedas sin aliento”