23, segunda parte.


~he aquí un pequeño fragmento que le sigue al cap 23. Siento la tardancia, pero es que tengo que encajar las tuercas de la novela:) 
_______________________________________________________
Cuando por fin los pensamientos cuerdos volvieron a las andadas en mi cabeza, tan sólo se escuchaba hablar al silencio. Aquél que sin emitir palabra ni sonido nos hacía saber todo lo que necesitábamos saber.  Sin embargo no me desperté con el ya cotidiano sabor a sangre en la boca. Esta vez pude recordar lo que vi, sabía de antemano lo que pasaría. Me había concentrado en un lugar y la Ilusión me había transportado a él. Eso sólo quería decir una cosa.

El periodo de transición había acabado.

- ¡Dichosa bola demoníaca!, ¡Maldigo el día en el que te arranqué la cabeza!- Lanzó un puño a la mesa.

Era mi mente quien no dejaba hablar a nadie mas que el silencio.

-Maldice, maldice… ¡Yo maldigo no tener manos para darte un puñetazo!

-¡Ya he tenido suficiente!- El anciano se levantó y se dirigió a la entrada.- ¡Y no te muevas!- Le ordenó a la bola.

-Soy una bola hablante: ¡¿Cómo quieres que me mueva?!-Tras una pausa el mago llegó con una llave y se llevó a la bola bajo el brazo cual pelota de baloncesto.

Mis adentros crujían tanto que no me dejaban apenas concentrarme en mi alrededor hasta que Nausi me sacudió del hombro.

-Eh tía, despierta. Tenemos que hablar... ¡Yanet!
-Bueno, ¿Alguien me quiere decir que pasa aquí?- Terció Alex.
-Esto no puede ser verdad, Na- Nausi, ¿Cuánto hace que dejamos Harmer?
-Casi tres semanas.- Apoyé mi frente contra la mesa.
-¿Qué ha pasado?- Alex ya no se veía con fuerzas ni para levantarse arrastrando la silla hacia atrás. - ¿Quién es Izael?
-Creo que todo está mucho más claro.- Me alcé hacia la salida del salón sin decir palabra. Detrás pude apreciar como Alex y Nausi se miraban encogidos de hombros.

Los problemas habían llegado demasiado pronto y desde el principio no hubo más que adivinanzas y lo peor era que la respuesta era otro acertijo que no acababa en ninguna parte. Y es que había demasiados cables sin atar. Necesitaba una mano. La mano de alguien que me conociera, de alguien en la cual había confiado siempre. Una persona que seguramente haría que mi cabeza mortal estallase más que cualquier rompecabezas de cualquier mundo mágico. Y es que si Izael había llegado desde el pasado hasta mi con una Ilusion significaba que algo había resurgido de las entrañas de la tierra. Y fuera lo que fuese venía de otros tiempos, tiempos de los que sólo se lo que me han contado y he confiado en que fuera un bien. Porque cuando entras en un mundo paralelo estás perdido; no sabes lo que es un bien y lo que es un  mal, ya que ¿Quién dicta la regla?, ¿Quién te dice que lo que dices o haces está bien? Y...

¿Por qué el fuego no puede herir a una Salamandra?























Penulis : Carla ~ Sebuah blog yang menyediakan berbagai macam informasi

Artikel 23, segunda parte. ini dipublish oleh Carla pada hari jueves, 27 de septiembre de 2012. Semoga artikel ini dapat bermanfaat.Terimakasih atas kunjungan Anda silahkan tinggalkan komentar.sudah ada 0 komentar: di postingan 23, segunda parte.
 
Reacciones: 

0 comentarios:

Publicar un comentario